Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 27

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 27

Capítulo 27

Serena alzó una ceja, mirando a Celina con diversión, como si viera una payasa en pleno acto.

A su lado, el señor N, alto y erguido, ignoraba completamente a Celina, como si tales trivialidades no merecieran su atención.

“Vámonos, dijo él con una elegancia inigualable, girando sobre sus talones.

Serena, con una sensación delicada y suave, lo siguió de cerca.

Esa sumisión le daba al hombre una estatura aún más imponente. Alexander, que los seguía, llenaba sus ojos de un enojo ardiente y rojo.

“Serena!”, gritó de repente, deteniéndola.

Celina se puso pálida al instante.

Serena se detuvo y el hombre la miró, “Voy a atender una llamada, el chofer vendrá por ti, ¿puedes lidiar

con ello?”

Serena sonrió y asintió con la cabeza.

Con una mirada fría, se volvió hacia Alexander, quien se acercó, fijando su mirada en el hombre que se alejaba para contestar el teléfono, “¿Quién diablos es el?”

“¿Y a ti qué más te da?”

“¿Cómo puedes andar con un pandillero? ¡Serena, te has rebajado tanto!”

“Aunque me rebaje, al menos no he tenido que recoger dinero ensuciado del suelo.”

Con esas palabras, insultó tanto a Celina como a Alexander, mientras los demás no podían evitar reírse. Celina se puso helada, y Alexander aún más frío, agarrando su mano con sarcasmo, “Un pandillero ni siquiera debe tener coche, ¿anda en moto? ¡Yo te llevo a casa!”

Las llaves del coche tintinearon y al instante parpadearon las luces de un Lamborghini.

Celina, también fingiendo preocupación, se acercó, “Claro, hermanita, seguro caminaste hasta aquí, ¿verdad? Siendo que estás embarazada, debes tener cuidado, aunque el padre del niño sea un hombre misterioso. Mejor deja que Alexander y yo te llevemos a casa. ¿Qué pasa si la moto te da un golpe y pierdes al bebé?”

Unas damas de la lata sociedad miraron a Serena con desdén, hermosa aunque arruinada, ¿en qué estaba pensando al estar con un pandillero?

Serena no dijo nada.

Justo en ese momento, con un rugido, un coche lujoso se acercó y todos después de verlo bien, se quedaron sin aliento.

Un Bugatti Veyron único en el mundo, no solo por el coche, sino el número consecutivo de la matrícula dejó a Alexander y a Celina con la boca abierta.

Esa clase de matrícula, ni las familias más ricas de Valverde la podrían conseguir; representaba un símbolo de poder.

¿De quién sería ese coche?

1/4

Capitulo 27

Entonces, el chofer bajó, llamando a Serena respetuosamente, “Señora Zaldivar, por favor, suba al

coche.”

Dijo Señora Zaldivar, no Señorita Serena. Serena recordó que ese hombre seguramente había dado esas instrucciones, y con una sonrisa en la comisura de los labios, pasó su mirada sobre Celina, Elvira y Marco, estupefactos, y se subió al coche con calma.

El Bugatti Veyron salió disparado como el viento.

Dejando detrás solo el humo para los miembros de la familia Zaldivar.

Los presentes quedaron asombrados, ¿Con quién se habrá enganchado Serena? Con ese número de placa en Valverde, solo la familia Navarro podría…”

“Serena jamás podría tener algo que ver con algún miembro de la familia Navarro!” Elvira dijo rápidamente con sarcasmo, “Ella está arruinada, solo que esta chica realmente se ha tornado mala, aparte de andar con pandilleros, jahora está con un hombre que usa matrículas falsas!”

“Cómo puede ser así, mi hermana, ha manchado el nombre de nuestro padre,” Celina decía con celos en su interior, pero con un tono lastimoso.

Alexander, escuchando, tenía una cara terrible. ¿Cómo podría Serena conocer a un hombre con un coche de ese nivel?

Un fuerte resentimiento brotó de su interior; Serena debería haber sido su mujer, su belleza, su excelencia, su capacidad, ¡todo debía haber sido suyo!

¿Con cuántos hombres habría estado? Alexander estaba confundido y sentía un dolor punzante, al mismo tiempo que su interior se llenaba de celos y resentimiento.

N no estaba en el mismo coche que Serena; él iba en el coche de adelante y ella detrás.

En el camino, Rocío, quien se había ido por una emergencia, la contactó, “Serenita, ¿hice un buen trabajo?”

“Bien hecho,” dijo Serena, quien había pedido a Rociito que pusiera una medicina en la olla para que Celina la bebiera, quedara inconsciente y luego la llevaran al sótano.

El chofer había comprado algo de carne de perro para simular la escena.

Anoche, el plan de Elvira se fue al traste, haciendo que todos presenciaran su locura y, como si fuera lo más natural del mundo, la enviaran a un manicomio.

Pensándolo bien, daba escalofríos.

“Estas mujeres sí que saben cómo armar una trampa, qué pena que Celina casi llega a formar parte de una de las grandes familias, y ahora la has echado, de nada sirve forzarla a firmar ese contrato para el complejo, jajá.” Rocío se sentía satisfecha, “A propósito, ¿apareció ese Sr. Navarro?”

“No.” Estuve tan distraída por mi falso esposo que no vi ni la sombra de mi némesis.

Llegué a la villa, bajé del auto y vi que el Bentley ya estaba estacionado. El hombre estaba allí, imponente a un lado, frunciendo el ceño mientras fumaba un cigarrillo. La imagen de un hombre maduro con un cigarrillo entre los labios, su actitud contenida y a la vez brutalmente atractiva, hacía que uno no se atreviera a mirar mucho.

Tragó humo y al verme, me hizo señas para que esperara.

2/4

Una vez que el humo se dispersó, se acercó a mí con la cortesía de un caballero.

En ese momento, mis dos pastores alemanes también saltaron del auto.

Sonreí y me agaché frente a ellos, acariciando sus cabezas.

Con la cara suave y los ojos húmedos, dije, “Ya están viejitos, mi mamá me los regaló cuando e viva, siempre me han acompañado. Fue un descuido por mi parte no haber ido por ellos anteriorme Señor, gracias por esta noche y por… por su chofer.”

“Te daré otra oportunidad.” El hombre arqueó una céja.

Ella sonrió por dentro y se puso de pie traviesamente. En la brisa nocturna, parecía una flor delicada y única. Él echó un vistazo a sus labios rojos y sus dedos largos aflojaron la corbata con nudo Windsor.

“Es un agradecimiento especial a N, isin ti no tendría a mis perros!” Corrió hacia él con una sonrisa juguetona.

“Hm.”

Sin embargo, señaló el Bugatti imponente trás ella y le advertí amablemente, “Pero deberías evitar usar esa matrícula con triple ocho, si la policía te atrapa, estarás en problemas, señor”

El hombre se retorció la boca en una mueca.

El asistente a su lado también se crispó, pensando en la triste verdad de la matrícula, que era legítima para la Srta. Serena.

Entraron juntos al salón de la villa y ella notó que él llevaba el nudo Windsor, un traje muy formal.

Debió haber asistido a un evento importante hoy. Ella le preguntó en voz baja, “Señor, ¿ha vuelto después de terminar su viaje de negocios o ha vuelto especialmente para verme?”

El hombre se detuvo y le lanzó una mirada profunda.

Esa mirada parecía dar la respuesta. Su cara se enrojeció de inmediato y no pudo evitar pensar que él estaba preocupado por ella.

Antes de entrar, frunció el ceño con frialdad, “¡Ellos no pueden entrar!”

Miró a los pastores alemanes con tristeza, “También se han quedado sin hogar como yo, ¿no puedes acogerlos?”

“No.” Qué inmisericorde.

“Señorita Serena, ¡el señor es alérgico a los perros!” Ese momento, Doña Rosa se acercó sonriendo.

¿Eh? Ella se quedó sorprendida, por eso no quería que los perros entraran. Había tocado a los perros y su mirada mostraba cierto rechazo hacia ellos.

Ella hizo un puchero, “Lo siento.”

“Pero el señor tiene un gatito en una casita en el patio trasero. Los perros de la señorita Serena pueden quedarse allí.” Doña Rosa preguntó respetuosamente, “¿Se puede, señor?”

Se había quitado el abrigo y su camisa revelaba un cuerpo bien formado y elegante.

El hombre le echó un vistazo y, sin decir una palabra, dio su aprobación.

Doña Rosa de inmediato la llevó al patio trasero.

Frente a una pequeña villa de color rosa, ella se quedá casi cegada por el brillo. “¿Esa es su casita para

3/4

17:00

Capitulo 27

gatos?”

¡Eso era demasiado lujoso!

Entraron en la villa espaciosa y un gatito blanco y noble estaba tumbado en su cama con forma de pata

de gato, apenas se intercambiaron unas miradas condescendientes al llegar.

¡Justo como su dueño!

Serena miró hacia atrás y vio al hombre parado con frialdad fuera de la casita rosa.

“¿No vas a entrar?”

Doña Rosa sonrió suavemente, “El señor ama a los gatos, pero también es alérgico al pelo de gato, no puede acercarse.”

4/4

 

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Status: Ongoing Type: Author: Artist:

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa – Serena, la dama más destacada de Valverde, tuvo un encuentro íntimo con un misterioso hombre enmascarado de plata mientras escapaba de sus secuestradores. Descubrió que fueron su prometido y su hermanastra quienes habían tramado su secuestro. Resultó que su hermanastra ya había concebido un hijo con él y, para proteger a su propio hijo, la dejaron a la muerte, pero eso no fue lo peor. Su padre y su madrastra, impacientes por deshacerse de ella, incluso falsificaron su testamento de manera impecable para despojarla legalmente de todo lo que tenía.

Bajo la Máscara… Amor o Juego novela completa.jpg

Todo lo que Serena tenía era un pozo de resentimiento. ¡Tenía que sobrevivir, tenía que vengarse! Todo cambió cuando el hombre con la máscara plateada descubrió su inesperado embarazo. La encontró nuevamente y así comenzó una peculiar unión matrimonial. Para ella, este matrimonio era solo una solución temporal; él quería al hijo que llevaba en su vientre, y ella necesitaba un refugio seguro. “Necesito tu protección, señor”, le suplicó…. Conclusion Well, that’s the review and how to read the novel Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Full Episode. This novel is a novel that is suitable to read for those of you who like Romance genre novels. What do you think about this novel? Is it fun to read? Please comment in the comments column below.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset