Sr. Ramos su multimillonaria esposa quiere el divorcio Capítulo 16

Sr. Ramos su multimillonaria esposa quiere el divorcio Capítulo 16

apítulo 16

Carlos bajó la cabeza, con una expresión de culpabilidad en su rostro. -Todavía estoy investigando, pero ella desapareció de las cámaras de seguridad poco después de dejar la villa, por lo que fue difícil rastrearla. De momento no hemos ubicado su posición exacta.

¡Pues sigue investigando!

Carlos asintió y se retiró rápidamente. Leonardo se sintió cada vez más irritado, incapaz de

concentrarse en su trabajo de ninguna manera.

***

Ya era de la medianoche cuando Natalie llegó a la villa en Bahía de los Olmos.

Arrastrando su cuerpo, abrió la puerta y, nada más entrar, no pudo sostenerse más y cayó

hacia el suelo.

De repente, un brazo la rodeó por la cintura. Natalie intentó abrir los ojos para ver de quién se trataba, pero sus párpados se sentían demasiado pesados.

Un segundo antes de perder el conocimiento por completo, oyó un suspiro casi imperceptible.

Cuando volvió a despertarse, se dio cuenta de que sus heridas ya estaban vendadas. Se esforzó por incorporarse, se puso un pijama y salió con dificultad.

Apenas bajó las escaleras cuando se llenó de sudor.

Escuchó ruidos en la cocina y se acercó, sólo para encontrarse con Bryan saliendo con un tazón de sopa de pollo.

Un poco sorprendido de ver a Natalie, se apresuró a dejar el tazón en la mano y se acercó para ayudarla

-El médico dijo que necesitas…

Antes de que pudiera terminar su frase, una daga se presionó contra su garganta.

-¿Qué haces aquí?

La voz de Natalie era tan gélida como la luna, completamente desprovista de su anterior

amabilidad.

Le había advertido a Bryan la última vez que no volviera. Anoche resultó herida y aquí estaba él, lo que parecía demasiada coincidencia.

Tras un breve aturdimiento, Bryan le explicó: -Dejé mi guion aquí y cuando volví para recogerlo, te encontré tirada en el suelo. Te ayudé a levantarte y noté que estabas herida, así que llamé a un médico para que te curara.

TIL

+15 BONUS

Al ver que Natalie permanecía inmutable, añadió con cierta impotencia: -Si realmente hubiera querido hacerte daño, ¿crees que estarias viva ahora?

Después de un momento de silencio, Natalie bajó por fin la daga y dijo: -Lo siento, te malinterpreté.

Bryan sonrió. —Está bien. No te preocupes, no te preguntaré nada y el médico también mantendrá la boca cerrada.

-Eso mejor.

Notando que ella finalmente dejaba de estar en guardia, Bryan le ofreció la sopa de pollo y le dijo: Toma, necesitas comida saludable después de perder tanta sangre.

-Gracias.

ara

Mientras Natalie agachaba la cabeza para tomar la sopa, sonó de repente el timbre de la puerta.

Bryan se acercó y, al ver que era Leonardo, entrecerró los ojos y abrió la puerta.

Señor Ramos, Natalie….

Ni siquiera terminó de hablar antes de que Leonardo lo apartara bruscamente y entrara.

El hecho de que Natalie se sentara a la mesa en pijama mientras bebía sopa, hizo que su semblante adquiriera al instante un tono más serio. Natalie¿te quedaste con este tipo todo este tiempo que desapareciste?

Antes de que ella pudiera contestar, Bryan dijo: -Señor Ramos, por favor, no se equivoque.

Ella…

Pero Leonardo no le dejó la oportunidad de terminar su frase y le interrumpió fríamente: -¿ Te estoy hablando? ¿O es que Natalie es muda y necesita que hables por ella?

Bryan puso una expresión adusta mientras decía, algo enojado: Es su marido, pero ni sabía que en los últimos dias ella….

-¡Bryan!

Con una respiración profunda, Natalie levantó la vista a él y le dijo: -Gracias por cuidar de mi. Puedes irte ahora. Te invitaré a cenar otro día.

A pesar de sentirse un poco perdido, Bryan finalmente asintió y dijo: -De acuerdo, descansa

bien.

Con eso, tomó el guion y se marchó.

Pronto, la sala de estar sólo tenía a Natalie y a Leonardo mientras un silencio sofocante se propagaba entre los dos.

+15 BONUS

Al verla seguir tomando su sopa de pollo como si nada, Leonardo sonrió con frialdad. ¿No crees que deberías explicar todo esto?

Sin responder, Natalie se levantó, se dirigió a un cajón junto al televisor de donde sacó una tarjeta bancaria y la colocó sobre la mesa con calma. Hay cincuenta millones en esta tarjeta. Mañana vamos a empezar el proceso de divorcio.

-¡Natalie!

Leonardo la miró fijamente a los ojos, sintiéndose tan furioso que iba a explotar. La agarró de la muñeca y le preguntó fríamente: -¿Qué demonios está pasando entre tú y Bryan?

Debido al tirón inesperado, Natalie se tambaleó y casi se cae. Lo miró con impaciencia y soltó: -Exactamente lo que viste. Ahora, te he dado cinco millones. ¿Aceptas el divorcio o no?

Leonardo se rio con sorna y su cara se cubrió de rabia. -¿Así que estos cinco millones son tu paga por acostarte con él estos días? Bryan es generoso, pero ¿realmente vales tanto?

Ante el desprecio y la burla no disimulados en sus ojos, Natalie frunció el ceño. ¿Qué te importa a ti cómo los gané? No olvides lo que dijiste, ¡que si puedo darte este dinero, nos divorciariamos!

Leonardo arrojó la tarjeta sobre la mesa y escupió: A ti no te repugna que este dinero provenga de acostarte con él, ¡pero a mi si!

Natalie lo miró con furia en los ojos. ¿Así que ahora te estás retractando?

-¡Yo establecí las reglas! En fin, no aceptaré este dinero ni el divorcio.

Natalie no pudo evitar hacer una mueca al verlo tan enojado. -Leonardo, nunca imaginé quel fueras tan tolerante. Ya crees que me acosté con Bryan y sigues insistiendo en no divorciarte. Te admiro, de verdad.

Leonardo la miró con frialdad. Me has engañado, ¿por qué debería hacer tu vida más fácil?

-Como quieras. De todos modos, ya te he dado el dinero y te niegas a aceptarlo. En ese caso, i demandaré el divorcio!

-Puedes intentarlo. ¡Me gustaría saber quién se atreve a aceptar tu demanda!

Dicho eso, Leonardo se dio la vuelta y se fue.

Natalie había hablado durante tanto tiempo que su cuerpo estaba llegando al límite. Se dejó caer en la silla, y su herida abdominal comenzó a sangrar.

Pasó los días siguientes récuperándose en la villa de Bahía de los Olmos, y decidió volver al trabajo cuando estuviera en mejores condiciones.

Pero en su primer día de regreso al trabajo, Bruno no perdió el tiempo para mofarse de ella en

+15 BONUS

-Señorita López, apenas ofendiste al señor Sánchez y desapareciste por unos días. ¿Me pregunto si, como la presidenta de la empresa, tienes alguna responsabilidad?

Natalie soltó una risa fría, dejó de golpe los documentos sobre la mesa y lo miró con hosquedad. -Yo también tenía una pregunta que quería hacerte. Sabes perfectamente que el señor Sánchez es un tipo despreciaba y lasciva y, a pesar de ello, me enviaste a hacer negocios con él. ¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

Bruno, sorprendido por la respuesta directa de Natalie, se detuvo por un momento y replicó con dientes apretados: -El señor Sánchez es un cliente importante para nuestra empresa. ¿ Qué importa si tienes que rebajarte un poco mientras consigamos la cooperación? Si ni siquiera tienes el espíritu de sacrificio, ¿cómo podemos confiar en que dirigirás la empresa correctamente?

Natalie no se molestó en perder más tiempo discutiendo con él y dijo fríamente: -Si tienes tanto espíritu de sacrificio, ve y acuéstate con Ismael. Te recompensaré adecuadamente si logras cerrar el trato,

Bruno, con el rostro enrojecido de ira, golpeó la mesa y salió furioso de la sala.

En ese momento, Natalie se dirigió al resto de los presentes y declaró con expresión impasible:

-Continuemos la reunión.

Al acabar la conferencia, ella retuvo a Enrique a solas.

El hombre se sintió un poco nervioso, pero trató de mantener la calma. -¿Me necesita

Natalie sonrió ligeramente y respondió:

Nada especial. Sólo quiero avisarte que no te pongas

del lado equivocado para no terminar sin nada.

Enrique era el tío de Tina. Si no fuera porque su padre, Manuel Rojas, había pedido prestado. dinero a Enrique hace tres años para apostar y había perdido, ella no le habría dado el 10% de las acciones de MY como pago para la deuda, convirtiéndolo en accionista de la empresa.

Si él decidía comportarse y mantenerse tranquilo, no habría ningún problema. Pero si intentaba hacer travesuras a sus espaldas, a Natalie no le importaría echarlos uno por uno de la compañía.

Al oír eso, Enrique, con una sonrisa inmutable, asintió. No se preocupe, no haré nada por el estilo. Sólo confio en mi mismo.

-¡Eso mejor!

Por la noche, cuando Natalie regresó a la villa, se encontró con Leonardo parado frente a la entrada.

Arrugó el ceño y pensó en ignorarlo, pero al pasar junto a él, la tomó de la muñeca.

+15 BONUS

+

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 1/18/2024 Native Language: Spanish
Read Online Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio Durante los tres años que llevaba casada con Leonardo Ramos, Natalie López pensaba que podría hacerlo enamorar de ella, pero lo que finalmente obtuvo fue las fotos íntimas de él y su propia hermana, Matilda López. Finalmente, Natalie se rindió, decidiendo liberarlo y liberarse a sí misma. Sin embargo, cuando entregó el acuerdo de divorcio al hombre, él lo desgarró delante de ella, empujándola contra la pared. —¡Natalie, no habrá divorcio a menos que yo muera! Mirando lo furioso que estaba, los ojos de Natalie no se mostraban nada más que indiferencia. —Leonardo, entre Matilda y yo, sólo puedes elegir a una. Eventualmente, él eligió a Matilda. Pero cuando realmente perdió a Natalie, se dio cuenta de que se había enamorado de ella...  

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

  Capítulo 1 Natalie López estaba eligiendo un regalo para Leonardo Ramos por su tercer aniversario de matrimonio cuando recibió el mensaje de Matilda López. La inesperada visión de más de una docena de fotos íntimas la dejó atónita, y su rostro se volvió pálido abruptamente. En cada una de ellas, se repetían los mismos rostros: ¡su esposo, Leonardo, y su hermana, Matilda! Los dos estaban abrazados o besándose... Lo único común en todas las imágenes era la mirada llena de cariño de Leonardo hacia Matilda. A pesar de los tres años que Natalie llevaba junto con él, nunca la había mirado con tanto amor.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset