Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 67

Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 66

Capítulo 67

Leonardo agarró fírmemente su mano y dijo con frialdad: —¿Sabes que Gisela pudo haber sido pisoteada por el caballo y morir por eso? Incluso si la odias tanto, no deberías haber sido tan despiadada.

Natalie apartó su mano y lo miró con indiferencia. Dijo:

-Siempre he sido así de despiadada, ¿acaso hoy es la primera vez que me conoces? Si no

tienes otras preguntas, no vuelvas a aparecer ante mí porque me resultas molesto.

La ira llenó los ojos de Leonardo y ordenó: -Ven conmigo a disculparte.

-Si quieres, ve tú solo -respondió ella.

De repente, la mirada de Natalie se detuvo en la parte trasera del caballo y sus ojos se volvieron gélidos.

Leonardo agarró con fuerza su mano y la arrastraba fuera de la caballeriza

Ella intentó soltarse, pero no tuvo éxito, así que solo pudo dejarse llevar hasta la zona de

descanso.

En la zona de descanso, había habitaciones donde los clientes cansados podían descansar temporalmente. Tan pronto como llevaron de vuelta a Gisela, Omar llamó de inmediato al médico para que la examinara.

Cuando entraron, el médico habló seriamente: -Señor García, la señorita Sánchez tiene una fractura. Aún necesitamos realizar más exámenes para determinar la gravedad de la lesión.

Gisela se acurrucó en el regazo de Omar lloraba sin cesar, mientras decía: -Omar, ¿qué pasará si ya no puedo volver a levantarme?

El rostro de Omar se volvió sombrío como si estuviera cubierto por nubes negras antes de la tormenta. Bajó la cabeza e intentó cònsolarla con voz suave:

-No te preocupes, invitaré al mejor médico para asegurarnos de que te recuperes.

Matilde se dio cuenta de que Natalie estaba perfectamente sin ninguna señal de haber caído. No pudo evitar revelar un destello de rencor en sus ojos.

<<¡Esa despreciable tiene tanta suerte! Seguramente Leonardo la ayudó», pensó en su interior.

Echó un vistazo a Gisela, quien estaba muy triste, y se disculpó como si estuviera llena de remordimiento: Omar, también tengo culpa en este asunto. Si no te hubiera pedido que me acompañaras a montar a caballo, esto no habría sucedido.

Omar levantó la cabeza y miró fríamente a Natalie. Respondió con frialdad: -Eso no tiene nada que ver contigo. ¡La verdadera culpable es Natalie López!

1/2

+15 BONUS

Él y Gisela ya habían mostrado una actitud tan humilde, no esperaba que ella siguiera siendo tan malvada e incluso intentara matar a Gisela de esa manera. Esta vez, incluso si Leonardo la protegía, no la dejaría salirse con la suya.

Gisela también vio a Natalie, y su odio hacia ella se intensificó al instante. ¡Deseaba ferozmente saltar y matarla! Pero solo pudo gritar de dolor:

-Omar, no quiero verla. ¡Haz que se largue!

Matilde se apresuró a consolarla: -Gis, cálmate. Mi hermana se ha sentido culpable y ha venido aquí a disculparse.

Gisela mostraba ira en sus ojos y exclamó: -No me importan sus disculpas. ¡No la dejaré salirse con la suya tan fácilmente!

Al escuchar esas palabras, Matilde se alegró internamente, pero se esforzó por no mostrarlo en su rostro y siguió -suplicando-: -Gis, por favor, por mi bien, dale a mi hermana una oportunidad de disculparse… Estoy segura de que ahora se arrepiente de sus acciones impulsivas.

Leonardo tomó firmemente la mano de Natalie y la llevó hacia adelante. Miró fríamente a Omar y dijo: Esta vez, el accidente fue culpa de Natalie. Me haré cargo de todos los gastos médicos de Gisela. Y si surge algún problema, también asumiré la responsabilidad.

Dicho esto, Leonardo dirigió su mirada hacia Natalie y le ordenó con frialdad: -Ven aquí y pide disculpas.

Natalie curvó ligeramente los labios, pero no era una sonrisa amable. Rechazó con

indiferencia: Leonardo, nunca he aceptado tu petición de disculpas. Fuiste tú quien insistió en traerme aquí.

Al escuchar sus palabras, Omar soltó una risa fría y dijo: -Muy bien, muy bien. Leonardo, al principio pensé que, por respeto a nuestra relación, podría pasar por alto este asunto si ella se disculpaba sinceramente. Pero ahora que no quiere disculparse con Gisela, no me culpes si hago algo drástico para reclamar justicia.

Natalie respondió en tono desafiante: -¿Qué cosas drásticas eres capaz de hacer?

-¡Te haré sufrir todo lo que Gisela está sufriendo ahora! ¡Ojo por ojo! – dijo Omar.

Natalie le devolvió una sonrisa de desprecio y dijo indiferente: -No creo que tengas la habilidad para hacerlo.

-¡Natalie López! -exclamó Leonardo con frustración y pidió: -¡Pide disculpas! De lo contrario, tampoco podré dejar que este asunto pase por alto.

(此处译文在上一

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 1/18/2024 Native Language: Spanish
Read Online Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio Durante los tres años que llevaba casada con Leonardo Ramos, Natalie López pensaba que podría hacerlo enamorar de ella, pero lo que finalmente obtuvo fue las fotos íntimas de él y su propia hermana, Matilda López. Finalmente, Natalie se rindió, decidiendo liberarlo y liberarse a sí misma. Sin embargo, cuando entregó el acuerdo de divorcio al hombre, él lo desgarró delante de ella, empujándola contra la pared. —¡Natalie, no habrá divorcio a menos que yo muera! Mirando lo furioso que estaba, los ojos de Natalie no se mostraban nada más que indiferencia. —Leonardo, entre Matilda y yo, sólo puedes elegir a una. Eventualmente, él eligió a Matilda. Pero cuando realmente perdió a Natalie, se dio cuenta de que se había enamorado de ella...  

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

  Capítulo 1 Natalie López estaba eligiendo un regalo para Leonardo Ramos por su tercer aniversario de matrimonio cuando recibió el mensaje de Matilda López. La inesperada visión de más de una docena de fotos íntimas la dejó atónita, y su rostro se volvió pálido abruptamente. En cada una de ellas, se repetían los mismos rostros: ¡su esposo, Leonardo, y su hermana, Matilda! Los dos estaban abrazados o besándose... Lo único común en todas las imágenes era la mirada llena de cariño de Leonardo hacia Matilda. A pesar de los tres años que Natalie llevaba junto con él, nunca la había mirado con tanto amor.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset