Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 81

Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 81

Capítulo 81 

-¿Cuándo regresarás a la empresaEstos días se han acumulado muchas cosas que resolver. Unos accionistas ya están descontentos con eso.

Natalie apretó los labios respondió: -Trae los documentos que necesito revisar al hospital. Los firmaré y luego tú los llevarás de vuelta.

-Okay, estaré allí enseguida.

En menos de media hora, Tina llegó al hospital.

Natalie dejó a la cuidadora a cargo de Leonardo y le indicó que la llamara si algo sucedía, antes

de ir a buscar a Tina.

Cuando ella terminó con todos los papeles, ya había pasado una hora.

-Tina, gracias por ocuparte de la empresa estos días, pero tal vez necesitaré quedarme en el hospital un rato más. Si no son documentos urgentes, sólo verifica que estén correctos antes

de firmarlos.

-Está bien, ya veo.

Cuando Tina se fue, Natalie se dirigió hacia la sala de Leonardo.

Al llegar a la puerta, vio a muchos médicos enfermeras reunidos alrededor de la cama.

<<<¿Es que Leonardo se ha despertado?», pensó así mientras entraba apresuradamente en la

habitación, donde el doctor, Miguel Ortega, estaba instruyendo a Leonardo sobre las

precauciones a seguir. Ella estaba a punto de adelantarse cuando la voz suave de Matilda resonó desde el centro del grupo:

De acuerdo, doctor Ortega, tengo todo en memoria. Me aseguraré de que Leo siga todas sus

instrucciones.

Al escuchar eso, Miguel miró hacia Natalie, confundido por su presencia, ya que antes fue Natalie quien estaba allí para vigilar a Leonardo.

Sin embargo, se trataba de asuntos personales que no estaba en condiciones de preguntarlos, así que se limitó a asentir con la cabeza.

Mientras se volteaba para irse, Miguel vio a la Natalie parada detrás de una enfermera y se mostró algo sorprendido. Señorita López, ha regresado. Señor Ramos está despierto.

Natalie asintió y se disponía a hablar cuando Matilda intervino de repente:

-Doctor Ortega, como Leo recién se despertó, si se llena mucho la habitación, le puede costar más respirar. Será mejor que se retiren. Si hay algo nuevo, les aviso enseguida.

1/3

+15 BONUS 

-Claro, ya nos vamos.

Una vez que todos se marcharonMatilda finalmente sintió que se había echado un peso encima. Ignoró por completo a Natalie se volvió para mirar dulcemente a Leonardo.

-Leo, ¿tienes hambre? ¿Quieres comer algo?

de 

Leonardo tenía una expresión amable y una leve sonrisa en los labios. -No tengo hambre. Deberías ir a descansar.

Justo después de despertarse, lo primero que él vio fue a Matilda fuera de su sala. Cuando miró a su alrededor pero no encontró a Natalie, le invadió una extraña sensación de desilusión o algo por el estilo.

Más tarde, al enterarse de que Matilda había estado vigilándolo sin descanso durante tres días y tres noches, Leonardo se sintió tanto conmovido como angustiado por ella, y al mismo tiempo, algo descontento con Natalie.

A pesar de su divorcio inminente, aún eran legalmente esposos, ¡y ella podía ser tan despiadada como para no preocuparse por él!

No pudo evitar sentirse un poco triste cuando pensó en ello.

Matilda, por su parte, negó con la cabeza rápidamente y respondió: -Leo, no estoy cansada. Me quedaré aquí contigo.

-Está bien.

Los ojos de Leonardo estaban llenos de resignación y cariño, y su actitud hacia Matilda era completamente distinta a la anterior, lo cual hizo que Natalie frunciera el ceño

involuntariamente.

Tenía la sensación de que algo había sucedido mientras no estuvo presente.

Pero eso ya no tenía nada que ver con ella; no quería verse involucrada de nuevo en la relación

de Leonardo y Matilda.

Ella se acercó y, sin expresión en el rostro, habló: -Ahora que te despertaste, me iré.

Tras una breve vacilación, decidió que sería mejor no mencionarle sobre el nuevo daño en su pierna, planeando esperar hasta que él se recuperara un poco.

Leonardo, con una mirada indiferente, no dio ninguna respuesta como si no la hubiera visto en

absoluto.

Natalie no pronunció más palabra y se volteó

para salir.

  • Justo cuando llegó a la puerta, la voz gélida de Leonardo resonó detrás de ella:

No necesitas venir más. Mati se queda para cuidarme y es suficiente.

2/3

+15 BONUS

Al escuchar eso, Natalie se detuvo por un momento, pero en lugar de girarseaceleró el paso para irse

En el instante en que su figura desapareció tras la puerta, la expresión de Leonardo se puso increíblemente sombría. Tomó un vaso de la mesa y lo arrojó al suelo con toda la fuerza. Con un estruendose rompió en pedazos y eso sobresaltó a Matilda, quien estaba cerca.

3/3

+15 BONUS 

Capítulo 82 

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 1/18/2024 Native Language: Spanish
Read Online Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio Durante los tres años que llevaba casada con Leonardo Ramos, Natalie López pensaba que podría hacerlo enamorar de ella, pero lo que finalmente obtuvo fue las fotos íntimas de él y su propia hermana, Matilda López. Finalmente, Natalie se rindió, decidiendo liberarlo y liberarse a sí misma. Sin embargo, cuando entregó el acuerdo de divorcio al hombre, él lo desgarró delante de ella, empujándola contra la pared. —¡Natalie, no habrá divorcio a menos que yo muera! Mirando lo furioso que estaba, los ojos de Natalie no se mostraban nada más que indiferencia. —Leonardo, entre Matilda y yo, sólo puedes elegir a una. Eventualmente, él eligió a Matilda. Pero cuando realmente perdió a Natalie, se dio cuenta de que se había enamorado de ella...  

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

  Capítulo 1 Natalie López estaba eligiendo un regalo para Leonardo Ramos por su tercer aniversario de matrimonio cuando recibió el mensaje de Matilda López. La inesperada visión de más de una docena de fotos íntimas la dejó atónita, y su rostro se volvió pálido abruptamente. En cada una de ellas, se repetían los mismos rostros: ¡su esposo, Leonardo, y su hermana, Matilda! Los dos estaban abrazados o besándose... Lo único común en todas las imágenes era la mirada llena de cariño de Leonardo hacia Matilda. A pesar de los tres años que Natalie llevaba junto con él, nunca la había mirado con tanto amor.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset