Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 83

Sr. Ramos su multimillonaria osa quiere el divorcio Capítulo 83

Capítulo 83 

Tras decir eso, Leonardo colgó directamente la llamada.

Natalie scitó el celular, irritada, pero al pensar en que fue por su culpa que él había sufrido el accidente automovilístico, tomó un aliento profundo y entró en la sala de reuniones.

-Eso es todo por la reunión de hoy. Continuaremos mañana.

Mientras terminaba y se preparaba para salir, Bruno, de la nadacomentó en tono sarcástico: -Es verdad que ser el jefe es lo más felizpuede comenzar o detener la reunión cuando quiera. Mientras que nosotros, aunque tenemos cosas urgentes que atender, tenemos que detenernos para asistir a la reunión.

Natalie se detuvo y se dio la vuelta para mirarlo, alzando las cejas. —Señor Torres, si no sabes cómo hablar adecuadamente, mejor cállate. Échame de la empresa si puedes y tú hazte cargo de la presidencia, y así me adecuaré a tu horario.

Bruno se puso rojo de ira y soltó exasperado: -Señorita López, tu actitud en el trabajo ha sido evidente para todos recientemente. ¡Por tu culpa, varios proyectos de la empresa se han retrasado!

Natalie se rio con desdén y replicó: -Si no me equivoco, parece que sólo tu proyecto fue rechazado, y los demás siguen en curso, ¿verdad?

Ante esa declaración, el rostro de Bruno se tornó lívido y, de repente, golpeó la mesa con fuerza, gritando: -Mientras todos los accionistas están presentes, hoy quiero preguntarte, ¿ cuál es el problema con mi proyecto? ¿Por qué lo rechazaste?

Natalie respondió con calma: La verdad, el proyecto en sí no tiene problemas, pero de momento, MY no tiene tanto capital para invertir. Lo que la empresa necesita ahora no son proyectos de alta inversión y rentabilidad, sino un avance estable.

Bruno quería decir algo más, pero Natalie no le dio otra oportunidad y salió de la sala de reuniones a paso ligero.

Cuando llegó al hospital, ya había pasado una hora.

Leonardo, con un semblante tan sombrío como una tormenta inminente, la miró y la cuestionó: -Sólo se llevan treinta minutos desde tu empresa hasta aquí, pero ¿por qué llegas

ahora?

Natalie rodó los ojos y refutó: -¿Crees que no necesito ordenar mis asuntos antes de venir? Además, ¿no sabes que puede haber tráfico en el camino?

Leonardo frunció el ceño y preguntó: -¿No dijiste que eras una limpiadora en MY? Además de limpiar, ¿hay otras tareas que debes hacer?

+15 BONUS 

Natalie no sabía cómo responderasí que simplemente bajó la mirada comenzó recoger las cosas, sin pronunciar más palabra.

En medio del silencio, Leonardo habló de repente:

-El doctor Ortega me dijo que es posible que no se me curen las piernas, que tendré que usar una silla de ruedas para desplazarme desde ahora.

Al escuchar eso, Natalie hizo una pausa, pero rápidamente volvió en sí respondió con serenidad: Cuando te recuperes completamente de tus otras lesiones, veremos cómo podemos tratar tu pierna.

-Debes saber que el accidente ocurrió cuando iba camino a notariar el acuerdo de divorcio, ¿

cierto?

Natalie dejó la ropa que tenía en las manos, giró la cabeza hacia él y preguntó: -¿Qué quieres decir?

-Hasta que mi pierna esté curadaquiero que te mudes de vuelta a cuidarme.

Natalie frunció el ceño y rechazó sin rodeos: -No puedo. Tengo mi propio trabajo. Puedo

conseguirte un cuidador si quieres.

Leonardo se rio con frialdad. -Descuida, no retrasaré tu trabajo. Sólo necesitas cuidarme después de terminar tu jornada laboral y antes de empezar.

Después de dudar por unos segundos, Natalie finalmente asintió. Está bien, te lo prometo.

Ahora que Escorpión tenía sus ojos puestos en Leonardo, quedarse con él parecía ser la mejor opción. De esa manera, si había algún peligro, ella podría detectarlo a tiempo.

Leonardo no esperaba que ella aceptara tan fácilmente, mostrando cierta sorpresa en su

mirada.

–Además, no me divorciaré de ti hasta que mi pierna esté curada. De lo contrario, una vez que obtengas el divorcio, tal vez te vayas sin más.

Natalie le lanzó una ojeada y contestó en voz baja: -Entendido.

-Natalie, ¿por qué estás tan obediente hoy?

Ella no le hizo más caso, rápidamente empacó las cosas, y después de completar los procedimientos de alta, regresó a El Palomar con Leonardo.

Debido a la incomodidad de mover la silla de ruedas en casa, Natalie acondicionó una habitación del primer pisó para que Leonardo se quedara temporalmente, mientras ella planeaba vivir en el cuartito al lado.

Al ver eso, Leonardo no pudo evitar fruncir el ceño. -Si estamos separados, ¿cómo te aviso si

2/3

-Puedes llamarme

por teléfono.

-¿Y si estás dormida y no contestas? ¡Necesitamos vivir en la misma habitación!

+15 BONUS

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 1/18/2024 Native Language: Spanish
Read Online Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio Durante los tres años que llevaba casada con Leonardo Ramos, Natalie López pensaba que podría hacerlo enamorar de ella, pero lo que finalmente obtuvo fue las fotos íntimas de él y su propia hermana, Matilda López. Finalmente, Natalie se rindió, decidiendo liberarlo y liberarse a sí misma. Sin embargo, cuando entregó el acuerdo de divorcio al hombre, él lo desgarró delante de ella, empujándola contra la pared. —¡Natalie, no habrá divorcio a menos que yo muera! Mirando lo furioso que estaba, los ojos de Natalie no se mostraban nada más que indiferencia. —Leonardo, entre Matilda y yo, sólo puedes elegir a una. Eventualmente, él eligió a Matilda. Pero cuando realmente perdió a Natalie, se dio cuenta de que se había enamorado de ella...  

Sr. Ramos, su multimillonaria esposa quiere el divorcio

  Capítulo 1 Natalie López estaba eligiendo un regalo para Leonardo Ramos por su tercer aniversario de matrimonio cuando recibió el mensaje de Matilda López. La inesperada visión de más de una docena de fotos íntimas la dejó atónita, y su rostro se volvió pálido abruptamente. En cada una de ellas, se repetían los mismos rostros: ¡su esposo, Leonardo, y su hermana, Matilda! Los dos estaban abrazados o besándose... Lo único común en todas las imágenes era la mirada llena de cariño de Leonardo hacia Matilda. A pesar de los tres años que Natalie llevaba junto con él, nunca la había mirado con tanto amor.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset